Daily Archives: February 14, 2012

Cuerpo y mente al servicio del aprendizaje

Niños participando en clase contentos

En el proceso de aprendizaje se encuentran presentes una serie de factores que podemos llamar prerrequisitos o  Dispositivos básicos del aprendizaje  que serían las condiciones del organismo necesarias para llevar a cabo cualquier aprendizaje, incluyendo el aprendizaje escolar.

Azcoaga plantea que serían cinco  estos prerrequisitos o dispositivos  básicos:

La motivación: se combinan  factores de tipo fisiológico como la buena disposición del cuerpo que sería el buen estado nutricional y de vigilia con aspectos sociales como las condiciones en las que se desarrolla el aprendizaje y es aquí  donde se pone el juego el aspecto emocional.

La atención: que  presenta  dos componentes:

Por un lado la Atención Fásica que es la capacidad para dar una respuesta rápida ante algún estímulo relevante que se presenta de manera sorpresiva e inesperada e  implica la activación de todos los sistemas sensoriales del organismo, y por otro lado la Atención Tónica también llamada Tono Atencional, que es el umbral de vigilancia mínimo que se necesita para mantener la atención durante la realización de una tarea prolongada  y que permite la concentración de la persona en una actividad específica.

La sensopercepción:  que sería el registro de la información del medio a través de nuestros sentidos , que para el caso del aprendizaje de la lengua escrita implica tanto la audición, como la visión y la propiocepción (capacidad de nuestro cuerpo de ubicar la posición de las articulaciones, músculos en todo momento) del sistema articulador-vocal y de los músculos del brazo y la mano, entre otros.

La memoria:  es la capacidad mental que posibilita a un sujeto registrar, conservar y evocar las experiencias (ideas, imágenes, acontecimientos, sentimientos, etc.). Nos permite que la información recibida por los sentidos se fije como un  aprendizaje nuevo.

La habituación: que es la capacidad para dejar de prestar atención a aquellos estímulos del medio que no resultan pertinentes durante la tarea que se está aprendiendo.

Así tomamos conocimiento de lo complejo que es el  proceso de aprendizaje  si tenemos en cuenta la cantidad de factores que intervienen a nivel emocional, biológico y social.

Es por eso que es necesario detenernos a pensar en lo difícil que puede ser para un niño poder aprender a leer, escribir y hacer cuentas si se presenta alguna dificultad a nivel emocional, biológico y/ o social,  para adquirir el conocimiento de la  lecto- escritura o el cálculo.

Sabemos que LEER es decodificar, asignar sonidos a los signos gráficos que se perciben a través de la vista.

Al leer un niño construye un significado a partir de una interacción activa con el texto e influyen en esto,  sus conocimientos y experiencias anteriores.

Por otro lado, ESCRIBIR es una operación compleja de la inteligencia para producir significados que se expresan en una cadena lingüística.

La escritura es un sistema de transcripción de lo oral en grafemas y requiere, por lo tanto una habilidad motriz.

La adquisición del CÁLCULO también requiere de  una operación compleja de la inteligencia  para lograr la noción de número y  el aprendizaje de los conocimientos aritméticos básicos: adición (suma), sustracción (resta), multiplicación y división.

Los docentes y padres debemos comprender que algo que parece tan simple como leer, escribir y operar matemáticamente requieren de habilidades y destrezas a nivel mental y físico.

Un niño que comienza primer grado realiza un aprendizaje importantísimo al empezar a leer, escribir y operar matemáticamente debiendo realizar las actividades en un cuaderno de clase en determinado tiempo ya que en la escuela primaria los momentos de clase tienden a ser más cortos y con horarios menos flexibles que en el jardín de infantes.

Primer grado es muy importante, recuerdo que era difícil para mis alumnos  tener que “olvidar” los juegos del patio del jardín y como costaba al comenzar el año  adaptarse a las horas de clase con un determinado horario establecido.

Como todo, requiere de un período de adaptación en el que los niños dejan atrás el  amado jardín para comenzar un nuevo recorrido en la escuela primaria donde se abre el mágico mundo del conocimiento de la lectura, la escritura y el cálculo. Así como también el conocimiento más amplio de  las ciencias naturales con la posibilidad de realizar experiencias  y las ciencias sociales con las historias del pasado con todas sus características.

Además de las áreas de plástica, música, educación física, inglés, etc. que forman parte de la formación integral del niño, todas las áreas comienzan a desarrollarse en el nivel inicial pero con el ingreso a la escuela primaria los contenidos se comienzan a desarrollar con mayor profundidad.

El paso del jardín a primer grado es muy importante es increíble como van desarrollando su autonomía en el día a día y  juega un papel fundamental el afecto ya que el niño necesita aprender sintiendo el cariño de su maestra en la escuela y de su familia en su casa, necesita sentir que lo valoran, que están orgullosos de sus logros, que si se equivoca puede volver a intentarlo todas las veces que sea necesario.